LaMuralla.cl
Red de Expresión Popular en las Murallas de Chile

| Expresiones | Murallas en Chile | Sitios Amigos
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte
desde el monte hasta la playa
allá sobre el horizonte

Chile » Región de Atacama » La Arena » Otras Técnicas / Miércoles 14 de Marzo del año 2012 / 17:01 Horas.

EJERCICIOS DE COLECCIÓN EN LA FRONTERA proyecto curatorial Ramón Castillo
Exposicion en la galería uct ...

EJERCICIOS DE COLECCIÓN EN LA FRONTERA, proyecto curatorial realizado por Ramón Castillo Inostroza, destacado teórico del arte, Profesor de Artes Visuales UC, Licenciado en Estética UC, D.E.A (Universidad de Barcelona) , candidato a Doctor en Teoría e Historia del Arte Universidad de Barcelona, especialista en Historia y Teoría del Arte Moderno y Contemporáneo, Museología y Museografía Actual.

 

 

EJERCICIOS DE COLECCIÓN EN LA FRONTERA:  IDENTIDAD Y TERRITORIO
 
"La obra de arte había estado ligada a algo: la estatua gótica  a la catedral, el cuadro clásico a la decoración de su época; pero no a otras obras de espíritu diferente; al contrario, había estado aislada de ellas, para ser más apreciada. Los gabinetes de antigüedades y las colecciones existían en el siglo XVII, pero no se modificaban  con respecto a la obra de arte, una actitud de la cual el Palacio de Versalles ha sido el símbolo. El museo en cambio, separa a la obra del mundo "profano" y la acerca a las obras opuestas o rivales. Es una confrontación de metamorfosis."
 
 
 
André Malraux, 1947.
 


 
 
Los museos actuales han debido modificar sus estrategias curatoriales, museográficas y educativas favoreciendo la experiencia y el encuentro aun insustituible del espectador en “tiempo real” con la obra en un momento y lugar específicos. Los espacios expositivos se han convertido en “cajas negras”, “espacios cromáticos”, “galerías traslúcidas” o “laboratorios creativos” aludiendo claramente a la condición de lugares “heterotópicos y heterocrónicos”, donde los espacios y los tiempos acontecen en forma simultánea ante la mirada del espectador.
 
La Pinacoteca de la Universidad de Concepción en conjunto con el Departamento de Artes Plásticas de la misma Universidad, inicia en septiembre pasado el ciclo Ejercicios de Colección apropiándose  de esta modalidad de articular y presentar el arte chileno tradicional, moderno, contemporáneo y actual, tomando como punto de partida su Colección Patrimonial de Pintura Chilena. Con esta nueva estrategia curatorial se produce el diálogo, reactivación y redescubrimiento, en una misma sala, de obras de distintas épocas, estilos, soportes y contextos que comparten afinidades o distancias formales y argumentales. Esta propuesta demuestra en la praxis la dimensión reflexiva, crítica y creativa que posee la labor expositiva y por lo tanto el desafío que constituye generar dislocaciones y desplazamientos de obras y artistas.
 
Para organizar cada una de las salas de la Pinacoteca se asumió como base el “museo imaginario” de André Malraux, que alude a la metamorfosis que sufren las obras al ser expuestas en un museo, y descontextualizadas de todo origen y resituadas en un muro y en un espacio al que no pertenecen inicialmente.
 
 
 
Agradecemos a la Pinacoteca de la Universidad de Concepción, el permitirnos desplazar una selección de obras representativas de dos ámbitos de los Ejercicios de Colección a la Sala de Arte de la Universidad Católica de Temuco. Agradezco también a la Escuela de Arte de la Universidad Católica de Temuco la oportunidad de poner en escena un formato expositivo y discursivo “sin muros” donde se diluye la figura del curador en tanto autor único, y se abre la posibilidad para reconstruir y reconfigurar el lugar de la experiencia estética por parte de cada espectador-autor-lector. En suma, es asumir en forma deliberada la cadena hermeneutica y el ejercicio interpretativo que se configura a través de la mirada académica y en formación al interior de una escuela de arte. Esto significa que no se trata sólo de potenciar y provocar la metamorfosis de la obra de arte a partir de contrapuntos visuales, entre obra y obra, entre pasado y presente, entre un lugar y otro, entre un espectador de Concepción y otro de Temuco, sino que se trata de ofrecer un territorio expandido para la reflexión y la praxis estética. Un territorio de fronteras que ofrecen las obras en sus interrelaciones e interpelaciones, como una práctica de fronteras apta para que acontezca la metamorfosis de la mirada y el ejercicio crítico.
 
 
 
Ramón Castillo
 
Curador


 
 
 
 
 
AMBITO 1. El Artista, su oficio, su imagen. A través de la selección de obras en las que se explicite la temática del oficio del artista, se procederá a reflexionar en torno a la definición del artista a partir de la colección de la Pinacoteca. Lo sustancial es reconocer en qué medida esta “definición” visual persiste en el tiempo, o de qué manera ha cambiado. El contexto de esta reflexión lo da la contigüidad de la Pinacoteca con la Escuela de Artes de la Universidad de Concepción, y por lo tanto, se torna necesario ver como se ha producido una actualización de la noción de artista, de su oficio y del rol que le compete al interior de la sociedad. Para ello, invité a Bárbara Lama para que realizara una curaduría específica en torno al tema, y para lo que estableció un diálogo en tensión entre dos artistas contemporáneos y algunas obras emblemáticas de la Pinacoteca: Carlos Altamirano que realizó un video arte titulado Panorama de Santiago en 1981 y Natascha de Cortillas que realizó en Talcahuano y la Ruta Interportuaria, una serie de fotografías que registran sus acciones de detención y contemplación de un paisaje inicialmente  pasivo y neutral, que un año después se modifica radicalmente por efecto del terremoto del 27/F. La acción de amasar pan y por analogía, el oficio del artista de “amasar” materias y conceptos queda en tela de juicio…suspendido. La implicación con la realidad está dada por la forma en como se tratan las “materias”, para Altamirano, el video, es una grabación a cámara abierta, sin control mientras se balancea en su cuerpo mientras camina y repite: “soy Carlos Altamirano, artista visual”.  Natasha de Cortillas, aludiendo en cierto modo al “saber hacer” de las Bellas Artes, convierte la operación del amasado en una práctica que no posee contexto, el atuendo señala aun más la impertinencia de la acción, y el “fuera de lugar” en el que se desarrolla la escena. Las pinturas decimonónicas de Pedro Lira, Pedro Luna y Ezequiel Plaza se resisten desde su construcción formal y discursiva a ceder ante la redefinición del rol del artista actual, donde las respuestas ya no se encuentran contenidas en la historia del arte o en la propia subjetividad, sino que las obras son una concecuencia de una trama más compleja, donde mirada, contexto e intersubjetividad se alternan.
 
AMBITO 2: Territorial: Pedro Luna, Cultura Mapuche, ayer y hoy.  Pedro Luna desarrolló una serie de pinturas en las que tomó como motivo central la cultura mapuche en los alrededores de Tirúa y Cañete. Desde la dimensión cotidiana, a la ritual y mítica vemos a hombres y mujeres en medio de un paisaje que adquiere identidad por sus habitantes. Es el pintor de la Generación del Trece que ahora asume su rol de observador-participante y etnógrafo, en tanto se implica y da visibilidad a una realidad humana y geográfica muy poco frecuente en la historia del arte chileno. De su estadía por cerca de diez años (entre 1923 y 1933) en ciudades como Mulchén, Traiguén y Linares se generó una gran cantidad de obras en pequeño formato, en breves soportes ensayó la libertad expresiva que llegó a situarlo al extremo de la representación figurativa y referencial de la vanguardia pictórica del siglo XX; y por otro lado, en esa apariencia dificil de ajustar visualmente, entre el semitono, la paleta quebrada y el gesto mínimo se contiene un argumento mayor: la restitución material y espiritual de cultura mapuche. Junto a Luna, hay dos series de fotografías que corresponden a períodos muy distintos, y en su construcción resulta casi opuestas. Las fotografías Patrimoniales recuperadas por las investigadoras Margarita Alvarado y Carla Möller nos aproximan a escenas donde la mirada del fotógrafo (principalmente extranjero) acomoda la realidad y la encuadra a las composiciones propias de las bellas artes. Retrato de medio cuerpo, de cuerpo entero en el estudio o los retratos de grupo señalan una estrategia de control, tanto por la composición como por el dominio de las luces y sombras administradas técnica y estéticamente en el estudio del fotógrafo.
 
En el Taller de Fotografía Social Aiwin, realizado durante el primer semestre del año 2009, y dirigido por Andrea Josch, los habitantes de la comunidades del Consejo de Todas las Tierras de Temuco y los integrantes del Centro Ceremonial Mapuche de Cerro Navia, se ejercitaron en la práctica fotográfica donde retrataron su propia realidad cotidiana, ritual, lúdica y contingente. Es la visión de los hombres, mujeres, adolescentes y niños Mapuche, lejos de la mirada del etnógrafo, pero compartiendo el principio del observador implicado. Los paisajes, las vestimentas, las actividades adquieren una fisonomía   que nos hace ajustar el imaginario con el que tradicionalmente hemos visto representada su cultura.
 
Las fotografías patrimoniales nos señalan datos de lugares y tiempos consumidos y retenidos en blanco y negro. Las pinturas de Pedro Luna nos instalan en una dimensión donde el paisaje se ha antropomorfizado, donde hombres y mujeres se fusionan en pigmentos contra el entorno natural, y las fotografías del Taller Aiwin nos regresan al presente, pero con toda la carga simbólica, histórica, política y social que conllevan.


fuente:  http://www.uctemuco.cl/galeria/muestras/37/


http://www.uctemuco.cl/galeria/muestras/37/





773 Lecturas

| Sitio web desarrollado con tecnología Rie.clPowered by Rie.cl 2010  | 1Hosting 1H  Hosting Plus