LaMuralla.cl
Red de Expresión Popular en las Murallas de Chile

| Expresiones | Murallas en Chile | Sitios Amigos
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte
desde el monte hasta la playa
allá sobre el horizonte

Chile » Región de O´higgins » Quilicura » Murales Pintados / Miércoles 10 de Agosto del año 2011 / 14:07 Horas.

Homenaje a la medicina por Julio Escámez
Farmacia Maluje Concepción...

"Homenaje a la Medicina, la vacunación" (fragmento)

"Homenaje a la medicina, medicina natural" (fragmento)

Mural Farmacia Maluje.

Este trabajo fue uno de los primero que Julio Escames realizó después de su activa colaboración en el mural de la Estación de Ferrocarriles de Concepción. En esta pintura integrada por tres paños suspendidos sobre los escaparates de la Farmacia Maluje de Concepción, se despliega un homenaje a la medicina o, más bien, a las distintas "medicinas", pintado en 1957.

El contexto en el que se desarrolla la obra no ha sido suficientemente especificado; sin embargo, existen datos que permiten recrear algunos motivos iconográficos y temáticos. El nombre de la farmacia se debe al apellido de María Maluje (químico-farmacéutico), casada con el abogado Egidio Contreras. "El matrimonio Maluje construyó un edificio de tres pisos para el local de la farmacia y las habitaciones privadas. El local comercial con doble altura deja uno de sus lados abiertos a un gran ventanal por donde ingresa la luz. En el resto de los tres paños se localizó el mural". (8)

La historia del mural comienza con el reconocimiento de la sabiduría mapuche sobre las hierbas y sus poderes curativos. En este paño se describe la historia de la medicina, culminando en la educación e investigación científica, orientadas a la distribución y acceso igualitario de sus beneficios.

A la izquierda, una mujer en actitud de rogativa extrae las fuerzas y el conocimiento de la naturaleza; específicamente, junto a un boldo recoge hojas y hierbas para la preparación de algún jarabe natura. A continuación, un niño lleva una chueca en sus manos junto a varios jinetes que avanzan hacia el fondo de la pintura hasta encontrarse con un grupo de mapuches que inician un festejo, y alrededor del fogón preparan el sacrificio de un animal. A la derecha, se encuentra un rehue, ritual que- como ya sabemos- es utilizado para ceremonias de rogativas o agradecimientos, y luego las rucas confeccionadas con paja, coligues y troncos de árboles.

De esta escena rural, en que la relación entre el hombre y la naturaleza aparece idealizada y sintetizada en las labores cotidianas, se pasa al segundo paño para ingresar a un mundo semi urbano, en donde la arquitectura establece relaciones armónicas con el paisaje y el hombre. Aquélla delimita geográficamente el conocimiento en oposición al mundo indígena, que se desarrolla en toda la extensión del paisaje.

En este segundo paño del mural, la división entre interior y exterior es absoluta. Un muro quebrado coronado de puntas de metal, como si fueran puntas de lanzas, divide el cuadro en dos distanciadas culturas. A la izquierda, en el interior de una arquitectura colonial, se desarrolla la labor purificadora y monástica de los sacerdotes, en distintas actividades propias de la vida de claustro. Pese al aislamiento físico, se advierte la necesidad de "sanar" el cuerpo y el alma mediante la investigación y espiritual. Al otro lado del muro, sin ninguna posibilidad de encuentro, se desarrolla el mundo de los hombres y mujeres campesinos que se reúnen en torno a un jinete, quien se dispone a salir en búsqueda de un médico para sanar al enfermo que se ve al fondo del pasillo de la casa patronal.

Finalmente, en el tercer paño, se desarrolla el capítulo dedicado a la medicina contemporánea. Esta disciplina es fruto de la relación entre la educación, la investigación universitaria y la labor pública. En rigor, se plantea una ética disciplinar, que se inicia con la labor preventiva de la vacunación.

La zona izquierda está, a su vez, dividida en dos partes, coincidiendo con la representación de los pisos de un edificio universitario, en cuyas ventanas abiertas se aprecian algunos personajes en actividad docente. En efecto, en el piso inferior, en una aula de medicina, en cuya pared aparece reproducida una lámina de anatomía del cuerpo humano, aparece la figura del Dr. Alejandro Lipschutz. En el piso superior, en medio del instrumental de una sala-laboratorio de química, imparte su clase Daniel Belmar. (9)

En el mural queda planteada la esperanza que tiene el "enfermo o el moribundo" contemporáneo. En este sentido, la medicina urbana y su desarrollo a nivel universitario aseguran la sobrevivencia del ciudadano.

fuente: http://www.portaldearte.cl/calendario/fasciculo/1999/16.htm


http://www.portaldearte.cl/calendario/fasciculo/1999/16.htm





2403 Lecturas

| Sitio web desarrollado con tecnología Rie.clPowered by Rie.cl 2010  | 1Hosting 1H  Hosting Plus